C´est la vie, Cosas Serias, Equilibrio, Religión, Tutta la vita
Comments 2

La fortuna de la fe.

IMG_0444

Hoy en misa, el asunto inició así: “Dios no hizo la muerte, ni se recrea en la destrucción de los vivientes. Todo lo creo para que subsistiera. ” Una cosa rara si es que acabas de pasar por la perdida y puede resultar confusa cuando a continuación en el salmo dice: “convertiste mi duelo en júbilo”. Estarán de acuerdo conmigo que es lo que menos quiere escuchar una persona a la que le duele haber sufrido el tema de la muerte. 

La cosa no acaba ahí, antes de la lectura principal dice que “Jesús ha vencido la muerte y ha hecho resplandecer la vida por medio del evangelio”. Luego entonces, entra el relato central, del libro de Marcos, cuyo título según la hojita que te dan para que sigas las lecturas dice que se llama: “Óyeme, niña, levántate.”

Les soy sincera, yo fuí a esta misa con mi corazón abierto debido a la muerte de mi padre, y pues uno no puede dejar de pensar en las coincidencias y en que hay momentos donde realmente Dios le habla a uno pues. Hace mucho tiempo que no escuchaba este relato y realmente me tocó el alma, como un soplo de menta a mi espíritu. 

El relato dice que un padre fué a pedirle a Jesús que fuera a sanar a su hija, y fueron ambos a buscarla. Pero en ese trayecto, mucha gente se le acercaba a Cristo y lo empujaba y lo apretaba cual rockstar en concierto…. y en medio de tanto jaloneo, hubo una mujer que había estado enferma por muchos años y quien pensaba que con solo tocar el manto de Cristo, sanaría. El asunto resultó así, la mujer logró tocar la túnica y Jesús la sintió. La parte sumamente interesante viene cuando él pide saber quien había sido, y cuando da con la mujer, le dice que su fe la ha curado. 

Pero no olvidemos que Cristo realmente a lo que iba era a ver a la hija de Jairo, uno de los jefes de la Sinagoga, y cuando llegan al lugar, salió la gente a decirle que la niña había ya fallecido. Entonces, Cristo les dijo: “No temas, basta con que tengas fe.”

El final pueden imaginarlo. La niña se levantó y caminó. 

El sacerdote nos explicó varias cosas muy interesantes respecto a la muerte, la vida y la fe. Entre las que se me grabaron fue que uno puede buscar su camino espiritual a través de empujones que alguien más te da o bien, puedes decidir por elección propia extender tu mano y querer sanar. 

Sé que el tema de la fe es delicado, difícil para algunos y complicado para otros. Pero desde este lado de la cancha déjenme decirles que durante esta última semana, mi fe ha renacido y estoy en mi proceso de buscar rozar aunque sea el hilo del pliegue del manto. 

Afortunados y afortunadas quienes tienen fe. No solo para asuntos de religión, si no para sus convicciones, para su viaje personal y la verdad del amor. 

Un abrazo. 

   
         

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s