Coffee please, Colaboraciones, Literatura, Mujer que sabe latín, nokta, Proyecto Puente, Questo libro
Dejar un comentario

Cien años de Edmundo Valadés. 

IMG_6905

“Ahora es el turno de los de abajo. Una mano se alza, tímida. Otras la siguen. Van hablando de sus cosas: el agua, el cacique, el crédito, la escuela. Unos son directos, precisos; otros se enredan, no atinan a expresarse. Se rascan la cabeza y vuelven el rostro a buscar lo que iban a decir, como si la idea se les hubiera escondido en algún rincón, en los ojos de un compañero o arriba, donde cuelga un candil.”
–Fragmento de “La muerte tiene permiso” de Edmundo Valadés.  

 Don Edmundo nació en Guaymas, Sonora, el 22 de febrero de 1915 y a la postre emigró al Distrito Federal, ciudad donde construiría sus más representativas obras literarias y periodísticas. Ciudad donde también fundaría la más prestigiada revista literaria: El cuento


A continuación apuntes sobre Edmundo:


Perteneció a la generación de escritores de medio siglo, al igual que Inés Arredondo, José de la Colina, Emmanuel Carballo, Carlos Fuentes, Jorge Ibargüengoitia, Salvador Elizondo y Sergio Pitol. Dentro de su obra, en la que predomina el cuento y el ensayo.


Fanático de la brevedad, Edmundo Valadés fue uno de los primeros cuentistas en emplear el término minificción. Entre 1939 y 1964 estuvo al frente de la revista El Cuento, publicación en la que difundió principalmente obras ajenas, tanto de autores conocidos como de desconocidos. En sus páginas incluyó textos de Jorge Luis Borges, Guy de Maupassant, Antón Chéjov, Julio Cortázar y Juan Rulfo.


El editor mexicano, será homenajeado este 2015 en una serie de eventos organizados por el Instituto Sonorense de Cultura el H. Ayuntamiento de Guaymas así como el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.


Propulsor del cuento como género, Edmundo fue uno de los primeros promotores de la microficción en América Latina a través de su revista El Cuento, por la cual recibió en 1981 el Premio Nacional de Periodismo. 


El intelectual sonorense también fue galardonado con la medalla Nezahualcóyotl, por la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM), y con el Premio Rosario Castellanos, que otorga el Club de Periodistas de México. 


El pasado 19 de marzo, en su natal Guaymas, realizó la develación de placa en la Casa de la Cultura, que lleva ya su nombre


La Feria del Libro Hermosillo 2015 que se llevará a cabo del 23 de octubre al 1 de noviembre, será dedicada in memoriam a Edmundo Valadés. 


Habrá más eventos literarios en Hermosillo, Nogales, Puerto Peñasco, Ciudad Obregón y Álamos, Sonora en abril, julio, septiembre, noviembre y diciembre del año en curso,  los cuales también tendrán actividades relacionadas con el legado de Valdés Mendoza además de Conferencias magistrales en los diversos encuentros de escritores como:


* Las  Jornadas Binacionales de Literatura “Abigael Bohórquez”, San Luis, Río Colorado  en abril. 


*Horas de Junio, Hermosillo, Sonora; 


*11º  Festival de la Palabra, Encuentro de los que escriben con los que leen, Hermosillo, en septiembre; 


*Encuentro de poetas por la paz, Ciudad Obregón, Sonora, en septiembre


*Encuentro Binacional de Poetas Migrantes, San Luis Río Colorado, Sonora y San Luis, Arizona, en octubre.


*Encuentro Internacional de Escritores “Bajo el asedio de los signos”, Ciudad Obregón, en octubre. 


Entre otros. 


Este es un buen año para conocer más sobre Edmundo e intentar tener alguna obra de él en nuestra casa, entre su trabajo se encuentra: La muerte tiene permisoLa Revolución y las letras,  Las dualidades funestasEl libro de la imaginación, Por caminos de ProustSólo los sueños y los deseos son inmortales, palomitaNo como al soñarLos grandes cuentos del Siglo XX23 cuentos de la Revolución mexicana, La revolución y las letras, entre otros

 

“Para Valadés, la imaginación era un elemento de sustancial importancia para entender todo aquello, un instrumento que “despierta para asociar la naturaleza a las cosas vivas”. En los más mínimos detalles ejerció con suma inteligencia y sensibilidad esta idea. Basta realizar una relectura de su cuento “La muerte tiene permiso” para encontrarnos con manos y rostros que surgen desde una raíz lejana y desconocida; el lenguaje de la piel de los personajes reclamando su derecho a la tierra; el eterno reencuentro de la civilización y la barbarie con la violencia y la muerte.

En su obra, de manera constante, surge ese “yo” dividido en los laberintos de la conciencia humana. Las historias de un hombre mediocre que se ve en el espejismo de la fortuna que le entrega el azar o las de aquel héroe que reflexiona sobre el sentido del mundo sin su presencia, son ejemplo de ello. 

Para Edmundo Valadés había en la literatura cierta obligación de representar una tensión social que no estaba de espaldas a su función lúdica e imaginativa. Esto se manifestaba en el intenso diálogo que mantenían los personajes con su entorno. Ahí habitaban esos hombres que intentaron alcanzar una imagen, la de su doble, poseedora de todos sus deseos. Hombres que sin embargo despertaron en un mundo fraguado por el desconcierto y el fracaso.”

La Jornada, semanal.

“Le tocó nacer en la generación de Arreola, Revueltas, Rulfo. No se parece a ninguno de los tres y al mismo tiempo hay en él algo de sus contemporáneos, y no podría ser de otro modo. Valadés rompió las falsas fronteras entre narrativa fantástica y realista, literatura urbana o rural. No cedió a ninguna prohibición: ha hecho cuentos magistrales que valen por sí mismos y también se anticipan a bastantes cosas que llegaron después. Le debemos narraciones de infancia y adolescencia, cuadros del holocausto nuclear, vasos comunicantes entre historia y vidas privadas. Y cuentos como los que ha escogido para que lo representen en este cuaderno: del extremo laconismo de “La incrédula” a la intensidad de “Rock”, una de las primeras expresiones de la violencia urbana, pasando por las magistrales “Raíces irritadas”, aquí está Edmundo Valadés contándonos el cuento que no acaba nunca porque narra la crónica de la humanidad en su viaje doliente y gozoso por esta Tierra.”

Material de Lectura UNAM


   

       

       

   
      

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s