Cultura
Dejar un comentario

Vacío.

No sé si estoy enojada, confundida, deprimida, desesperada, perdida, o todo eso al mismo tiempo.

Acabó de tomar mi último chicle, y eso me enoja. Abro mi blog, tomo enojada mi libro de terapia de la bolsa, abierta, como siempre, enseguida de mi escritorio. Tal vez por eso nunca tengo dinero, porque nunca la cierro.

Abro el libro y cae en la pagina 286. Dice:

“Enfrentar sus problemas significa que, habiendo renunciado a dirigir y controlar a otros y a los juegos, ahora no le queda nada para distraerla de su propia vida, de sus problemas y su dolor. Éste es el momento en que usted necesita empezar a mirarse a profundidad. 

Significa también, que usted examine a fondo su vida actual, tanto lo que le hace sentir bien como lo que la hace sentir incómoda o infeliz. Haga lista de ambas cosas. Y también examine el pasado. Examine todos sus recuerdos, buenos y malos, sus logros, sus fracasos, las veces que se vio lastimada y las veces que usted lastimó a otros. Examinelo todo, nuevamente por escrito. Concéntrese en áreas de especial dificultad. 

Si los hombres siempre han sido un problema para usted, comience por sus primeras relaciones con ellos y, nuevamente, haga una historia completa. ¿Sus padres? Utilice la misma técnica con ellos. Con ellos. Comience por el principio y escriba. Hay mucho que escribir, es cierto, pero es una herramienta valiosísima que le ayudará a clasificar su pasado y a empezar a reconocer los patrones, los temas repetitivos, en sus luchas con usted misma y con los demás. 

Cuando inicie este proceso, haga un trabajo lo más completo que pueda antes de detenerse. Es probable que al principio se concentre en las relaciones. Más tarde, en otro momento, quizá desee escribir su historial de trabajos, que sentía respecto a cada uno de ellos antes de empezar, durante el tiempo en que estuvo empleada allí y después. Simplemente deje que sus recuerdos, sus pensamientos y sus sentimientos fluyan. No analice lo que escribe en busca de patrones sobre la marcha; hágalo después. 

Usted tendrá que escribir mucho, dedicar el tiempo y las energías necesarios para lograrlo. Quizá para usted la escritura no sea una forma de expresión fácil o cómoda. Sin embargo, es la mejor técnica para este ejercicio.

Tendrá que ser completamente honesta y revelar lo más posible sobre sí misma en todo lo que escriba. 

Una vez que haya completado este proyecto lo mejor que pueda, compártalo con otro ser humano que la quiera y en quien usted confíe. 

La persona a quien usted elija para escucharla debe, obviamente, ser compasiva y comprensiva. No hay ninguna necesidad de comentarios, y esto debe quedar entendido desde el comienzo. Nada de consejos, nada de aliento. Solo escuchar. 

Cuando usted deja de culpar a los demás y asume la responsabilidad de sus propias decisiones, queda en libertad de abrazar toda clase de opciones que no estaban a su alcance cuando usted se veía como víctima de los demás.”

…Iré a comprar más chicles.

This entry was posted in: Cultura

by

Gestora Cultural, bloguera. Periodista de clóset. Mami de Erik.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s