Mes: marzo 2013

Tarde en Cócorit.

Es muy diferente cuando vas de público. De civil. Ves a tus colegas en acción y te da tanto gusto que lo sean. O mejor dicho: me da un gusto enorme ser su colega. Ver tanto movimiento en el Museo de los Yaquis, en la plaza de Cócorit, en los diferentes lugares que ofrecen los servicios culturales fué muy inspirador, pero saben que fué lo mejor? que yo conozco a esa gente que organiza, los he visto en reuniones de planeación, los he escuchado hablar por teléfono alistando la comida y cena de su equipo de trabajo, los he acompañado en nuestro eterno delirio de preguntarnos si vendrá o no el público… ellos son los mismos que todo el día se pasan atendiendo al público junto con los voluntarios… Y al verlos en terreno de juego me hicieron sentirme aún más orgullosa de mi trabajo. Cócorit respiraba tranquilidad, convivencia, identidad… Estaba lleno de personas y a la vez no sentías que el espacio fuera chico para tí mismo. La gente sonreía. La gente caminaba sin …

We Came From The Desert.

We Came From The Desert es un reto para mí, porque tiene una línea editorial diferente a lo que usualmente yo escribo. Ya saben: de mariposas y listones de colores y eso. Cursi pues. WCFTD va en una dirección un poco más incisiva. Y eso así. No les miento, es un poco raro cuando volteo a ver mi necesidad de trabajar la crítica. Esperemos me resulte bien. Agradezco a Luis y al equipo por invitarme a participar como columnista. Dénse la vuelta por We Came From The Desert proyecto al cual han osado llamar: Revista Virtual sobre el Panorama Cultural de Sonora. Éxito y va la patada del estreno.

Semana Santa, Cócorit 2013. Programa.

Ya ni les conté pero ayer acompañé a Marina a Loma de Guamuchil, con la señora Cristina, que borda exquisitas blusas Yaquis, que mal momento para que se me acabara la pila del celular pues… Quiero presumirles que compré un rebozo no bello, maravilloso, y no se los muestro por que se quedó ahí por que me lo van a bordar para mí, que tal! Estoy muy contenta! Además dejé pedidas dos blusas, una blanca con flores lilas y una negra con bordados en blanco. No saben cuantos años tenía que quería una! Pero por alguna razón, no las había podido adquirir. Pero ahora ya tengo! Las he dejado pedidas y en cuanto estén, pasando todo esto de semana santa me avisan para ir por ellas o me las mandan en una vuelta que tengan los del museo. Yo les recomiendo ampliamente hacerse de una de estas blusas o rebozos. Son una cosa hermosísima. (Si alguien desea blusas, Marina se trajo unas cuantas que estará. En venta en el museo este fin de semana, pero …

Mediodía en el Museo de los Yaquis.

Terminando la presentación de la guía del Venado en La Casa de Adobe, nos vimos para comer en el Museo, Alina, Marina y yo, nos acompañó Mayra Aguilera y nos sentamos tranquilamente debajo de la enramada a esperar nuestra comida esa riquísima que hacen en la cafetería del Museo… Así, como si fuéramos personas civiles sin pendientes ni hijos que atender, ni una campaña turística-cultural que operar. Así nomás, decidimos sentarnos. A comer. Mañana nos vemos en Cócorit. Déjenme decirles que desde las 9 am estarán los taquitos de pescado y camarón empanizado de la Guerrero en la plaza. Así que el plan es ir, desayunar, dar la vuelta por las exposiciones y pasar un rato en la plaza, descansamos un rato, habrá proyecciones de cine y luego las ceremonias religiosas de la etnia. Les late? Allá los veo.

Josefina! Josefina!

“No he pasado un día sin amarte; no he pasado una noche sin estrecharte en mis brazos; no he tomado una taza de té sin maldecir la gloria y la ambición, que me tienen alejado del alma de mi vida. En medio de las tareas, a la cabeza de las tropas, al recorrer los campos, mi adorable josefina está sola en mi corazón, ocupa mi espíritu, absorbe mi pensamiento. Si me alejo de ti con la rapidez de la corriente del Ródano es para volverte a ver más pronto. Si, en plena noche, me levanto para trabajar, es porque ello puede adelantar en algunos días la llegada de mi dulce amiga, y no obstante, en tu carta del 23, del 26 Ventoso, me tratas de vous. ¡Tú misma me tratas de usted! ¡Ah, malvada! ¿Cómo has podido escribir esa carta? ¡Qué fría es!… ¡Ah, qué sucederá dentro de 15 días!… Adiós, mujer, tormento, dicha, esperanza y alma de mi vida, que amo, que temo, que me inspira sentimientos tiernos que me llaman a la Naturaleza …