Cultura
Dejar un comentario

Well, there’s hours of time….

“I´ve seen fire, and I´ve seen rain.” (4:02)

James Taylor, en el Festival de Jazz de Montreal 2012, inicia ya, esta noche para arrancar con todo mañana.

Para mí, James, me transporta a Ensenada.

Por el trabajo de mi papá, vivimos un tiempo ahí y en Tijuana. Cuando tenía qué? unos 9-10 años?
Yo era una niña no muy normal, me gustaba estar dentro de casa, dibujando, viendo tele, escuchando música, inventando cosas. Así que no me molestaba la soledad. Tenía amigas, si, pero, recuerdo que me encantaba estar sola en mi cuarto. Ensenada era nueva para mí, y por más emocionante que fuera una nueva casa, una nueva escuela, me daba nostalgia mi vieja casa, mi calle donde vivía.

Desde Ensenada viajábamos todos los fines de semana por la carretera panóramica para ir de shopping a San Diego. Eran algunas horas en carro. Pero yo las disfrutaba mucho. Me ponía mis audífonos y veía el paisaje. El mar. The endless see. The beautiful, endless sea.

Imaginaba cosas, muchas, y escuchaba la guitarra de Taylor, porque desde chica he sido medio rara, y en lugar de escuchar lo que todos oían a mi edad, yo iba a la sección de new age de Target o Kmart y compraba música de agua, de pajaritos, de ríos, de olas, y en una de esas compras, venía música de James Taylor, guitarra instrumental con sonidos naturales. Ahora creo que tal vez era una manera de calmar mi ansiedad por el cambio, mi proceso de terapia por las cosas nuevas. Digo, a final de cuentas, los niños están hechos de rutinas no? es lo que les da seguridad.

Fué hasta hace unos años atrás que escuché las letras de las canciones que escuchaba en ese tiempo. De alguna manera lo olvidé, como uno a veces olvida las cosas importantes, y cuando lo reencontré inmediatamente regresaron las imágenes a mi mente y la sensación que me daban, de paz, de tranquilidad, de ilusión, de inspiración.

Estos días, han sido de inspiración, de dulces sorpresas, y la he repasado buscando así como repaso en mi mente las imágenes del pacífico en la carretera, pensando en como la vida es hermosa, en como uno no tiene control de lo que va, viene, se queda, se transforma… Esta semana ha sido para abrazar cosas nuevas, inesperadas, bellas, para romper esquemas y para compartir.

Cuando uno es pequeño, (de edad) existe una excitación natural por lo que ha de venir, por cosas que aún no ha descubierto y que imagina como serán, cuando sucederán y que se sentirá. Cuando uno crece, va perdiendo el asombro, la sábana gris de ciertas heridas, ciega el corazón sobre el futuro, sobre el presente, sobre el pasado… para lo nuevo, hay que ser valiente, mucho. No es sencillo.

Las cosas que no están en nuestro cronograma nos asustan. Las cosas que saben a nuevo nos dan ansiedad.

Hoy, que veo de nuevo a James Taylor, y escucho Fire & Rain, recuerdo como se veía la carretera, y pienso  en que la vida es bella, a veces, incomprensible, pero bella, a veces dolorosa, pero bella, kármica, pero bella. Y que hay que hacer las paces con ella. Peace is the only thing we can reclaim as ours.

I wish for you to get well very, very soon.  
I wish for you to fly & travel very soon, and rediscover all the things you wanna taste & enjoy. 
I wish for your body to get better really soon, and your mind & soul: strengthened, so you can embrace life with that love and tenderness I see in your eyes. 


With love, 
-Erika. 

This entry was posted in: Cultura

por

Gestora Cultural, bloguera. Periodista de clóset. Mami de Erik.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s