Mes: agosto 2006

sobrevivir… puro instinto.

Una vez me dijeron que estaba demasiado loca… (a los locos se les trata con cariño),  también me dijeron que iba muy rápido, que no podía hacer todo al mismo tiempo.   Poco a poco he ido entendiendo que tienen toda la razón: estoy loca. Mucho.   Y si, lamentablemente, voy muy rápido. No tengo tiempo, tengo mucho que lograr. Como prioridad: La paz. Tengo voces que me gritan que no me puedo quedar quieta, porque estaría traicionando la salud que me han dado, la estabilidad, los talentos y las armas.   El proyecto, mi proyecto, nuestro proyecto. A cada momento, a cada movimiento, a cada lágrima, a cada dolor y a cada brillo en la mirada; se vuelve necesaria, se vuelve una enfermedad crónica y lo peor: crece aceleradamente. No la puedo controlar.   Mi carácter, mi mala memoria, mi visceralidad….todo eso y más se doma poco a poco con ella, mi miedo, mi angustia, mi inseguridad. Es el manicomio perfecto para hacer y destruir, para pensar y olvidar. Todo se puede, todo se sueña, todo vale …